PONGA AQUÍ SU PUBLICIDAD
archivo: Entrevista
21 enero 2014

Entrevista a Pepe Vázquez

Pepe Vázquez (Santiago de Compostela, 3 de junio de 1980) es uno de esos entrenadores que lleva el baloncesto en la sangre. Criado en el colegio de La Salle en Santiago, desde muy joven mostró una de sus mejores facetas: enseñar. Alternó durante varios años sus funciones como jugador, entrenador y coordinador de las categorías inferiores en el AD Cortegada. Ahora, le ha llegado su turno en la máxima competición del baloncesto femenino español dirigiendo al Beroil Ciudad de Burgos.

Hola Pepe. La primera pregunta es obligada: ¿Por qué decidiste jugar al baloncesto antes que a otro deporte?

En un principio jugué al fútbol hasta tercero de EGB, que fue cuando cambié de colegio y entré en La Salle. A partir de ese momento, hice un nuevo grupo de amigos que jugaba al baloncesto. Lo probé, me encantó y me enganchó, tanto que estuve jugando hasta los 31 años.

Se puede decir que la vocación de ser entrenador te viene desde que eras muy joven.

Desde que era muy pequeño decía que quería ser profesor, intentar transmitir los conocimientos que uno va adquiriendo a los demás. Desde los 18 años llevo entrenando y con el tiempo ves despertar inquietudes en ti mismo, te vas formando y las cosas me han salido bien para llegar hasta donde estoy ahora.

Has trabajado mucho con categorías inferiores y con la cantera.

Es un trabajo muy gratificante. Me encantan los clubes que por encima de todo tienen una estructura de club que posee cantera. Para mi es fundamental esa masa social, es básica para cualquier club. El hecho de ir por una calle y que las ‘peques’ y sus familias se acuerden de ti y vengan a saludarte es algo impagable.

Tras ser ayudante y coordinador de cantera, te llegó el turno de ser primer entrenador. ¿Cómo viviste esa primera experiencia?

Con algo de incertidumbre y mucha ilusión. Se pone a prueba si estás capacitado o no para un reto de tal magnitud. En Cortegada me ayudaron mucho, me sentí muy apoyado tanto por directiva, cuerpo técnico y jugadoras. Con estos ingredientes uno trata de poner sus conocimientos al servicio del grupo, alimentando siempre las ganas por mejorar e incorporar cosas nuevas.

Tras una temporada espectacular al frente del AD Cortegada, el equipo se mete en Play-Off a Liga Femenina y no puede disputarlo por problemas económicos. ¿Cómo lo viviste?

Fue duro. El golpe anímico más duro que he vivido en toda mi carrera como entrenador. Cuando el club confió en mí para ser primer entrenador, también confió en mí un proyecto de futuro. A pesar de los problemas económicos solo perdimos tres partidos en toda la liga regular. Creo que teníamos la madurez para poder haber dado el salto de categoría y demostrar el nivel que el equipo tenía. Fue un batacazo duro por mí y por mis jugadoras. Me dio muchísima pena que el proyecto no tuviera continuidad.

A pesar de todo, fuiste finalista a mejor entrenador gallego de la temporada 2012/2013.

Siempre que reconocen tu trabajo el sentimiento es muy agradable. Yo lo sentí como un reconocimiento también tanto al club como a las jugadoras tras una temporada difícil.

Tras anunciar que dejabas Cortegada, también dejas claro que vas a seguir entrenando. Te haces cargo de un equipo junior y un universitario. Y es entonces cuando te llama Burgos.

Fue una enorme alegría. Que un club con la trayectoria de Burgos, con tantos años en la Liga Femenina se acuerde de ti, significa que están valorando tu trabajo previo en otros equipos. Lo asumo como una gran responsabilidad y al mismo tiempo con muchísimo orgullo. 

Es la primera vez que estás tan lejos de casa. ¿Qué tal lo llevas?

Lógicamente se echa de menos la familia y a la pareja. Tengo que agradecer que en este sentido siempre haya contado con su apoyo. A veces surgen preguntas y dudas sobre el futuro que se puede tener como entrenador o la estabilidad que se puede conseguir, pero por suerte ellos siempre han estado a mi lado. Estoy haciendo lo que me gusta, lo que amo. Hay días difíciles, pero se sobrellevan porque siempre hay más días buenos que malos.

Pepe, ¿Cómo calificarías el nivel de la Liga Femenina?

Creo que el nivel es distinto. No hay tanto abanico de jugadoras extranjeras y comunitarias como había hace cuatro o cinco años. Puede que el nivel haya bajado un poco. La nota positiva es que las jugadoras jóvenes y nacionales tienen más oportunidades. Nuestro nivel de selecciones españolas es muy elevado. Estamos en ese paso previo para que en dos o tres años podamos tener una liga muy competitiva. Es un proceso de readaptación.

El equipo cerró la primera vuelta con un balance de seis victorias y cinco derrotas, consiguiendo la clasificación para la Copa de la Reina in extremis. ¿Qué nota le pones al equipo?

Un notable alto. De los seis partidos que yo he dirigido desde el banquillo hemos sacado cuatro adelante, más la clasificación para la Copa de la Reina, hecho que hacía muchos años que no se conseguía en el club. Es para estar muy orgulloso de todo el trabajo realizado a todas las escalas. Siempre que un club logra un premio así, todos los miembros tienen que sentirse muy orgullosos.

¿Cómo afronta el Beroil Ciudad de Burgos la segunda vuelta?

Con la idea de refrendar lo que hemos hecho en la primera. Sin embargo va a ser más difícil todavía. Muchos equipos se han reforzado con jugadoras de calidad y nombre. Equipos que tenían expectativas más altas al comienzo de la liga y no las han cumplido, ven en estos partidos que quedan su oportunidad de alcanzar sus objetivos. La segunda vuelta va a ser más bonita para el espectador.

¿Cuántas victorias se necesitarán para asegurar la permanencia?

Ocho o nueve. Si los basket-average son favorables con ocho puede valer. Todo depende del arranque de los equipos que están por debajo de nosotros en la tabla. Dentro de un mes quizá sea más fácil decir una cifra exacta.

Pepe, ¿Cuál es la seña de identidad del Beroil Ciudad de Burgos?

Mucho espíritu, alma y personalidad. Somos un grupo muy competitivo. Nuestra fortaleza reside en ello. Somos capaces de sobreponernos a los contratiempos semanales y a los malos momentos en los partidos. Las jugadoras tienen una enorme capacidad de trabajo.

¿Qué opinión tienes de Burgos como ciudad?

Muy buena. Es una ciudad muy agradable y bonita. Tiene una zona antigua preciosa. Hay ambiente en las calles y hay zonas de ocio y en las que se puede ‘tapear’. Estoy muy a gusto en la ciudad. El único ‘pero’ puede ser el frío. En Galicia tenemos el hándicap de la lluvia. Cada sitio tiene sus peculiaridades.

Has sido dirigido por varios preparadores y parte del cuerpo técnico de otros tantos. ¿Qué entrenadores te han influenciado más?

De todos los entrenadores que he tenido he intentado coger cosas que después me valieran a mí para aplicarlas como entrenador. Como jugador, Marcos Toquero me entrenó cuatro años en La Salle y aprendí muchísimo de él, como entrenador y como persona. Porfirio Fisac siempre me ha gustado mucho, siempre que he podido he acudido a todos los clínic o charlas que ha impartido. Tito Díaz es el que más me ha ayudado a introducirme en el baloncesto profesional.

¿Quién y cómo es Pepe Vázquez?

Siempre me he considerado una persona de club. Me gusta tener contacto con la cantera si la hay. Soy un entrenador enérgico, que tiene mucha pasión por lo que hace, y muchas ganas por mejorar y progresar. Soy muy competitivo, ganador e intento dar todo lo que tengo.

Un par de deseos para este nuevo año 2014.

Deportivamente, que al club le vaya lo mejor posible. Toda la gente que estamos trabajando día a día lo merecemos. Espero que disfrutemos a tope de la Copa de la Reina y obtengamos los mejores resultados posibles de aquí al final de la temporada.
A nivel personal deseo que los míos estén bien. Más globalmente, espero que toda la gente que lo está pasando mal salga hacia adelante y que todos los problemas que hay en la sociedad actual se solucionen. Ójala que a todos nos vaya un poquito mejor de lo que nos fue el año pasado.

15 septiembre 2013

Entrevista a Esther Herrero

¿Podrías hacernos un breve currículum baloncestístico?
Bueno puedo resumirlo en que he sido afortunada por haber podido entrenar en casi todas las categorías  del baloncesto en el Uni Tenerife, y en la que me quedaba lo voy a hacer esta temporada. 
 
¿Cuál es tu prioridad como entrenadora de baloncesto?
5 marzo 2013

Entrevista a Rachel Allison.

Rachel Lindsay Allison (Jonesboro, Arkansas, USA, 30 de marzo de 1987) es una de las jugadoras de moda en la Liga Femenina de Baloncesto. Sus números son espectaculares y lleva toda la vida dedicada al baloncesto. Estados Unidos, Australia, Pontevedra y Burgos han podido disfrutar del talento de la jugadora americana. Tiene como bandera la ambición por mejorar, el trabajo diario y un amor al baloncesto que no conoce límites. Es la única extranjera de la plantilla, pero se siente como en casa.

Rachel Allison acapara todas las miradas del Beroil Ciudad de Burgos. También lo hace la Catedral de Burgos, un elemento arquitectónico espectacular en su conjunto. Rachel recibió hace unos días la visita de su madre, y aunque la llevó a recorrer las calles de la capital burgalesa, admite que no pudo explicarle muy bien algunas de las joyas de la ciudad castellana. Su asignatura pendiente es el castellano: “¡Tengo que mejorarlo y practicarlo más, pero me resulta muy difícil!”.

Hola Rachel. Cuéntanos, ¿Cuándo y por qué decidiste unirte al mundo del baloncesto?

Empecé a jugar cuando tenía 10 años. Mi familia siempre ha estado relacionada con el mundo del deporte. Yo empecé un poco tarde porque hasta ese año no había equipo para competir. Además, mi hermano mayor fue jugador, y ha sido un modelo a seguir para mí.

Dentro de tu formación, desde 2005 hasta 2009 viviste en Estados Unidos. ¿Cómo fue tu formación en el continente americano?

Tengo un buen recuerdo. Comencé a jugar en Baylor University. Allí es donde realmente me desarrollé hasta llegar a ser la jugadora que soy hoy. Estuve rodeada de un cuerpo técnico espectacular. Ello me permitió entrenar a un nivel muy alto, además de estar jugando en una de las mejores conferencias del país. El primer año tuve la suerte de disfrutar de muchos minutos. Me enseñaron lo importante que es estar bien físicamente, y a ser mentalmente fuerte. Ambas cosas las tengo muy presentes día a día.

Tras esta etapa te vas a Australia. Tres años en otro continente diferente. Eso sí, con una lesión de rodilla por medio.

Así es. No pude jugar durante todo un año a causa de una lesión de rodilla y su recuperación, pero siempre tuve muy claro que iba a luchar por seguir jugando al baloncesto. Mi agente me ofreció la posibilidad de jugar en la Liga de Australia, que comienza en abril, y acepté sin dudar.

¿Qué nota le pones a tu experiencia en Oceanía?

Realmente fue muy buena y por ello sigo volviendo un año tras otro. Cuando la temporada en Burgos finalice, volveré a irme a Australia. Disfruto mucho allí porque me ayuda a mantenerme en forma y llegar bien a septiembre cuando comienzan de nuevo las ligas europeas. La liga australiana es menos exigente que la española, pero me gusta jugar y vivir allí esos meses. ¡El paisaje es hermoso!

En 2011 te vienes a España. Un cambio de rumbo radical en tu vida. ¿Qué te hizo tomar esta decisión?

Sobre todo busqué la experiencia de jugar en un país diferente. Mi agente me comentó la posibilidad de ir a Pontevedra, y la idea me convenció. Además, las personas de las que me he rodeado en el mundo del baloncesto, entrenadores incluidos, siempre me decían que nunca llegaría a jugar en Europa y entonces me dije: “¡Tengo que demostrarles que están equivocados!”

Primera temporada en España. Liga Femenina 2 en Arxil. Empiezas con un gran rendimiento y despiertas el interés en Burgos. ¿Te costó coger las maletas e irte de Pontevedra a mitad de temporada?

Bueno, la realidad es que yo ya tenía decidido que no iba a volver a Pontevedra antes de irme de vacaciones por Navidad. Por ello, cuando Burgos me llamó después de estas fechas, me sentí muy feliz por la opción de volver a jugar. Lo pensé y tomé la decisión de manera rápida, ya que mi agente me dio muy buenas referencias de Burgos.

Terminas la temporada dejando muy buen sabor de boca. Burgos quería renovarte y tú aceptaste. ¿Fue difícil la negociación?

Yo había disfrutado mucho esos meses en Burgos, y tenía ganas de comenzar una temporada desde el inicio aquí. Estaba llena de ilusión por hacer las cosas aún mejor, y sentirme más cómoda y con confianza. Siento que tomé la mejor decisión volviendo a jugar aquí esta temporada.

Menuda temporada estás haciendo. Los mejores números de tu carrera deportiva. Es para estar contenta.

Como te he dicho, tengo más confianza este año. Soy una jugadora que siempre busca mejorar, no me conformo nunca. Creo que siempre hay margen de mejora, por ello siempre trabajo por ser mejor.

El equipo esta temporada tiene muchas jugadoras jóvenes, algunas no tenían experiencia en Liga 1. Sin embargo están demostrando que se puede confiar en ellas. ¿Cuál es tu opinión sobre el equipo?

Creo que las jugadoras jóvenes están haciendo un buen trabajo y han sido capaces de estar a la altura del reto de jugar en Liga 1. Recuerdo cuando yo era más joven y jugaba en el colegio. Aprendí que tienes que ser igual de fuerte en lo físico que en lo mental. Cuando eres joven comentes muchos errores, como es normal, pero si sabes aprender de ellos te sirven para mucho en el futuro. Para mí, todas son grandes jugadoras.

Siento decirte que tú también vas a pasar por el aro, y nunca mejor dicho. ¿Qué le pasa al Beroil Ciudad de Burgos cuando juega fuera de casa?

No tengo una respuesta. Habitualmente solemos jugar los dos primeros cuartos a nuestro nivel y dando una buena imagen, pero no somos capaces de jugar los otros dos cuartos igual de bien. Quizá algunas jugadoras sientan la presión, sobre todo por la juventud. La verdad es que no somos capaces de alcanzar nuestro mejor nivel fuera de casa. Jugamos con ganas, pero creo que necesitamos aprender a estar más concentradas.

Rachel, lo que es una realidad es que eres una estrella para todos los aficionados, tanto grandes como pequeños. ¿Sientes el calor de la afición?

¡Sí! Nuestra afición es increíble. Para mí, es la mejor afición de la liga. Siempre están con nosotras y no dejan de animar. Bajo mi punto de vista, es una de las razones que explican por qué en casa somos tan fuertes.

Actualmente nos encontramos con 7 victorias y 9 derrotas. ¿Crees que tenemos opciones de jugar el Play-Off?

Sí. Necesitamos ganar dos partidos para llegar al objetivo. Lo bueno es que dos partidos de los que nos quedan los jugamos en casa.

Miguel Ángel Ortega tiene un estilo muy definido sobre cómo ve el baloncesto y qué quiere de vosotras.

Miguel es un buen entrenador. Me gusta el estilo de juego que propone, tiene un grandísimo conocimiento técnico y táctico del baloncesto femenino. Si tenemos alguna sugerencia, él siempre nos escucha. Es capaz de hacer muy buenos “scouts” en cada partido para explicarnos cuál es el tipo de defensa que tenemos que llevar a cabo. Después… ¡Nosotras debemos responder en la cancha!

¿Qué opinas sobre el nivel de la Liga Femenina de Baloncesto en España?

Es una liga fuerte, me atrae y me motiva jugar en ella. La gente habla bien sobre esta liga. Hay jugadoras que están al nivel de la WNBA. Me encanta el baloncesto europeo, porque las posiciones de “4” y “5” no son tan rígidas.

Sé que es difícil que me respondas a esta pregunta, pero es inevitable. ¿Continuará Rachel Allison la próxima temporada en Burgos?

Efectivamente, es muy difícil saberlo. No puedo darte una respuesta ahora mismo. Lo que sí puedo decir es que he disfrutado y estoy disfrutando muchísimo estas temporadas en Burgos.

Se acabó el recorrido por la Catedral de Burgos. Para terminar, un par de deseos.

Deportivo, jugar al baloncesto todo lo que pueda hasta que mi cuerpo me lo permita. Espero llegar al máximo de mis posibilidades deportivas, y dar todo de mí misma año tras año. Personalmente, ojala pudiera establecerme, casarme, tener hijos y quizá llegar a ser entrenadora personal. Me encanta viajar y ver mundo, pero también echo de menos a mi familia.

20 febrero 2013

Entrevista a Blanca Marcos.

Blanca Marcos Benito (Salamanca, 12 mayo de 1986), puede considerarse una jugadora en constante evolución. Lejos de acomodarse en una plaza tan apetitosa como Salamanca, decidió que tenía mucho más que aportar al baloncesto femenino, y por ello no le tembló el pulso a la hora de emprender nuevos retos. Se califica como una persona muy “activa” y es diplomada en fisioterapia. Ahora en Burgos, juega un papel importante dentro del equipo, con el cual está “encantada”.

Si hablamos que Blanca ha evolucionado como jugadora, también lo ha hecho Burgos como ciudad. La salmantina vive a pocos metros del Museo de la Evolución Humana y del Fórum. El primero ya lo ha visitado. Tras las fotografías, nos movemos a la cafetería del Fórum para realizar la entrevista. Se muestra tranquila y cómoda, se nota que tiene tablas. Confiesa que le gustan estas cosas: “En Salamanca, el Avenida tiene mucha repercusión y desde pequeñitas estamos en contacto con los medios de comunicación”. ¡Ahora se entiende todo!

¿En qué momento tomaste la decisión de emprender tu viaje en el mundo del baloncesto?

Siempre he sido una persona muy activa, y en el colegio había dos deportes para las chicas: baloncesto y gimnasia rítmica, y las mallitas no me hacían mucha gracia… Me puse con el baloncesto, a pesar de jugar con gente dos años más mayor. Era la ‘peque’ pero también un ‘terremoto’.

¿Siempre has jugado de ‘2’?

Sí, algún año quizá un poco más de base, pero mi posición es escolta.

Has tenido la ventaja de poder realizar tu formación y primeros años en casa.

Sí, ingresé en la cantera del Halcón Viajes, ahora Perfumerías Avenida, y desde cadete hasta la última temporada que estuve fueron siete en total. Me dieron la oportunidad de debutar en Liga Femenina 1 y es algo que no olvidaré jamás. Además este año me dejaron entrenar con ellas. Tengo mucho cariño al equipo. Algún día me gustaría volver.

Una etapa larga y fructífera. Sin embargo decides salir en busca de más minutos.

Así es. Me dio pena irme, pero quería más minutos, madurar. Sentía que tenía que demostrar que era una jugadora que podía ser importante en un equipo de la categoría. Por eso decidí salir.

Te vas a Vigo. Tres temporadas en el Celta. ¿Qué balance haces de esos tres años?

La primera temporada fue muy bien. La última quizá la peor, sobre todo a nivel de resultados, porque estuvimos muy cerca de descender y no se pasa bien. Vigo me dio la oportunidad de demostrar quién podía ser realmente. Me encantó la ciudad y su gente. ¡Incluso me he planteado vivir en un futuro allí! Me gusta Galicia.

¿Por qué cogiste entonces las maletas y te marchaste a Zaragoza?

El Celta no pasaba por muy buenos momentos, y su idea era hacer un equipo más limitado en cuanto a aspiraciones se refiere. Surgió la opción de Zaragoza, que tenía un proyecto para estar entre los tres primeros de la liga, y quise dar un paso más.

La idea era buena pero la realidad con la que te encontraste no tuvo nada que ver.

Ha sido el año más difícil en mi carrera. Se nos dejó de pagar muy pronto, estuvimos en huelga muchos meses, entrenando cada una de manera individual por su cuenta. Pero no sirvió para nada.

¿Cómo afronta una deportista que ha vivido tanto como tú una situación así?

Es muy complicado. Tratas de dedicarte a jugar, pero con una situación así, tienes la cabeza en todo menos en el baloncesto. El rendimiento del equipo disminuyó, entramos en un clima convulso, con promesas incumplidas y mentiras, que terminó con la desaparición del club.

Y después de la tormenta… llegas a Burgos

Pasé un verano difícil después del fiasco vivido. No tenía ninguna opción que me gustara o me motivase. Esperé, empezó la temporada y seguía sin equipo, y llegó la posibilidad de venir a Burgos. Siempre había mostrado interés por contar conmigo, y yo lo tuve muy presente a la hora de dar el “sí”.

Estás teniendo protagonismo en el Beroil Ciudad de Burgos.

Estoy súper contenta después del mal año anterior. Me encuentro muy centrada en el apartado deportivo. La forma de trabajar de Miguel Ángel Ortega encaja conmigo. Nos pide intensidad y ritmo, y eso me gusta.

¿Qué valoración haces del equipo tras trece partidos?

Nosotras partíamos con el objetivo marcado de la permanencia. Cayó de sorpresa nuestro comienzo, con mucha fuerza y victorias. Supongo que nadie se lo esperaba, sobre todo si tenemos en cuenta que menos una, somos todas nacionales. Hemos pasado un bajón físico, pero nos estamos recuperando. En Rivas ya tuvimos 20 minutos en los que recuperamos nuestro nivel.

No sé si la pregunta del millón, pero sí la del año. A ver si puedes aclararme una cosa… ¿Qué le pasa al Beroil Ciudad de Burgos fuera de casa?

¡No tengo ni idea! Lo hemos hablado varias veces, nos concienciamos para que todo salga bien, pero las cosas luego no van por donde queremos. No tengo respuesta. ¡Ojala lo supiéramos!

Menudo partido el del viernes contra Zamora. ¿Se puede decir que nos jugamos entrar en Play-Off?

Sí, nos lo jugamos prácticamente todo. En casa somos un equipo fuerte. Solo hemos perdido dos partidos por pocos puntos y contra equipazos. No podemos fallar. Es el partido más importante de la temporada.

Ya habías jugado en El Plantío frente a Burgos. Ahora lo haces defendiendo la camiseta burgalesa. ¿Cómo sientes al público?

El pabellón tiene muy buena pinta. Por lo que me han comentado este año viene más gente. Se nota que la gente está encima, que disfrutan con nuestro juego de garra y de intensidad. Se nota el calor de la afición.

Con tu dilatada experiencia, ¿Cómo ves el nivel actual de la liga?

Por un lado hay jugadoras reconocidas que han optado por salir de España dada la situación de crisis actual. Pero por otro la liga está más igualada que nunca. Todos los equipos son “ganables”. Además muchas jugadoras jóvenes están teniendo la oportunidad de jugar en Liga Femenina.

Eres la única jugadora castellano-leonesa en el equipo. ¿Qué te traerías de Salamanca a Burgos y viceversa?

De Salamanca aquí… el ambiente, la vida en la calle, allí hay más. De Burgos a Salamanca… la zona del río Arlanzón, se encuentra muy cuidada y está en el mismo centro. Además aquí hay muchas zonas verdes que me encantan, como Fuentes Blancas. Pero tengo que decir que quitaría… ¡El frío!

Además de jugadora de baloncesto, eres diplomada en Fisioterapia. ¿Tienes pensado seguir ligada al deporte cuando tu carrera finalice?

Por supuesto. Quiero seguir relacionada con el deporte cuando esto se acabe. La fisioterapia me ha encantado desde siempre. Tuve suerte a la hora de poder estudiarla. Ser deportista de élite, cuando fuimos segundas de Europa con la selección, me allanó el camino. Es la carrera que siempre quise estudiar.

¿Hay opciones de seguir en Burgos la próxima temporada?

Sí las hay,  sobre todo cuando estas a gusto en un sitio, como es mi caso en Burgos. Hay muchas cosas que hablar cuando acaba la temporada, pero en principio claro que hay opciones.

No queda ni gota de tu té rojo. Un par de deseos y lo dejamos.

En lo personal, seguir disfrutando como lo estoy haciendo esta temporada y que me respeten las lesiones. En lo deportivo, jugar el Play-Off.

13 febrero 2013

Entrevista a Berta Chumillas.

Berta Chumillas Peris (Burriana, 29 junio de 1990) está siendo una de las jugadoras relevación de la temporada. La base valenciana de tan solo 22 años ha recorrido España de norte a sur, de este a oeste, en busca de nuevos retos y sensaciones que le aporten los ingredientes para ser una jugadora mejor. Entusiasta, realista y luchadora, Berta disfruta de una temporada en Burgos calificada por ella misma como “muy buena”.

Conocer Burgos también implica conocer nuestra cancha, “El Plantío”. Lugar en el que grandes jugadoras han defendido los colores del CB Ciudad de Burgos a lo largo de toda su historia. Berta acaba de finalizar el entrenamiento en la tarde de hoy martes. Cansada pero sin renunciar a su sonrisa que nunca desaparece, toma asiento y no tiene problemas en coger mi iPhone para grabarse ella misma sus respuestas. Exclama una única petición: “Mientras pongas que soy de Burriana…”

¿Cuándo y por qué Berta Chumillas decidió que iba a dedicarle tiempo al ‘basket’?

Empecé con mis amigas en el colegio. Nos cogió nuestra profesora de educación física y nos “engañó”. Mis amigas aguantaron poco tiempo pero yo seguí. Empecé a jugar y ya me ves, día tras día hasta hoy.

Formaste parte de las categorías inferiores del Ros Casares. ¿Qué opinas de su desaparición?

Es una pena, aparte del súper equipazo, la cantera la trabajaban mucho, de hecho creo que la cantera sigue, y ayuda mucho a fomentar el baloncesto femenino en la Comunidad Valenciana. Se ha ido uno de los grandes, y detrás se ha llevado a muchos aficionados, personalmente es lo que más pena me da.

Con 18 años te vas a Huelva. ¿Cómo te planteaste este cambio en tu vida?

Lo teníha pensado. Siempre había dicho que cuando acabase segundo de Bachiller, me iba a ir fuera de casa. No me lo pensé dos veces. En Huelva me ayudaron mucho y estuve dos años muy a gusto y contenta.

Tan joven es evidente que echarías de menos muchas cosas…

La familia y los amigos y… ¡La comida de mi abuela y mi madre!

Dos temporadas en Huelva, con un gran protagonismo la segunda de ellas. ¿Qué balance haces de tu experiencia allí?

Genial tanto a nivel personal y deportivo. En todos los sentidos fue 10. El primer año, sales de casa, te cuesta adaptarte, pasé de haber estado jugando muchos minutos a jugar menos, pero de todo se aprende. El segundo año Gabriel me dio mucha libertad y confianza.

Decides cambiar de aires. ¿Por qué?

Bueno, bajo mi punto de vista hay etapas que se acaban. En ese momento pensé que quería dar un pasito más hacia adelante. Me veía con ganas de darlo. Pensé más en lo deportivo.

¿Qué te llevaste de tu temporada en Zamora?

No se pueden comparar, Zamora fue espectacular. Conocí a personas que fueron muy importantes para mí, ganarlo todo, la fase de ascenso, la gente volcadísima… fue increíble.

Y no contenta con esto, rumbo a Avilés. Explícame esto…

La decisión fue difícil. Acabó la fase de ascenso y sinceramente no me veía en Liga 1. En ese momento no me creía capacitada. Sobre Avilés… digamos que viví una “putada del baloncesto femenino”. No había dinero y las buenas personas creímos en algo que no era.

Otra vuelta de tuerca más. En enero del 2011, nada más y nada menos que a Tenerife.

Bien, éramos poquitas, pero teníamos mucha libertad. Éramos más un grupo de amigas que otra cosa.

Por fin llegamos al presente. Temporada 2012/2013 en Burgos y en Liga Femenina. ¿Era el momento de jugar en Liga 1?

Me apeteció. Es una cuestión de sensaciones. Algún día había que probarlo, mejor este que el año que viene. De las opciones que tenía, Burgos era la que más me atraía.

¿Conocías Burgos?

No, pero ahora que estoy aquí, me encanta. ¡Si hiciese un poquito más de calor, sería una ciudad de diez!

La pregunta en la que todas tardáis más en contestar. Berta, defínete como jugadora.

Uf… con altibajos… Puf… intento adaptarme a lo que el entrenador quiere de mí.

Debutante en Liga Femenina. ¿Consideras que el nivel de la Liga ha bajado?

Si, muchísimo. Si no yo no me hubiese planteado competir en esta categoría. Hace tres años era impensable que yo pudiese jugar en esta liga.

Estás disfrutando de minutos y un papel a tener en cuenta dentro del equipo. ¿Lo esperabas?

No creía que fuese a jugar todo lo que estoy jugando. Creía que me iba a costar más, aunque sigue habiendo partidos en los que se me hace más cuesta arriba. En general estoy contenta.

¿Cómo calificas la temporada del Beroil Ciudad de Burgos a estas alturas?

Con las victorias que hemos conseguido, por mí lo hubiese firmado en septiembre. Es verdad que podríamos haber ganado algún partido más, pero ya no hay marcha atrás, hay que mirar hacia adelante. Lo bueno de este equipo es que todas aportamos lo que tenemos al máximo.

La plantilla no es extensa y estamos en la segunda vuelta. ¿Pesan las piernas?

Es verdad que estamos un poco cansadas, pero la cabeza hace mucho. Hay días que por lo que sea, la cabeza está más cansada, y tu cuerpo por inercia más todavía.

¿Por qué baja tanto el nivel del equipo fuera de casa?

¡Pues no lo sé! Cuando acaba el partido me digo ¡Otra vez igual! ¡No podemos jugar tan mal fuera de casa! Para mí es frustrante. Hay partidos importantes como el de Bembibre del otro día, todas salimos al cien por cien a por el partido. Pero las cosas no salen. Queremos defender como lo hacíamos hace dos meses y no lo hacemos, eso es una realidad.

¿Crees que quedan opciones de jugar al Play-Off?

Yo lo veo muy negro… pero nunca se sabe. Nos quedan partidos en casa contra equipos muy buenos. Contra La Seu hicimos aquí un partidazo. Si damos ese mismo nivel contra Zamora y Girona, puede pasar cualquier cosa. Queremos intentarlo y al menos terminar la temporada con un buen sabor de boca.

Por cierto, no pienso dejar escapar la oportunidad de preguntarte por tu triple decisivo hace unas semanas contra Canarias a falta de pocos segundos…

-Ríe-. Bueno esas cosas salen en esos momentos. Quedaba poco tiempo de posesión y me dije: O la tiro yo o se la doy a otra y va a ser un marrón. La tiré y entró.

¿Hay posibilidades de que Berta Chumillas continúe la próxima temporada en Burgos?

¡Ojala! ¿Por qué no? Tampoco lo pienso la verdad, pero yo estoy muy contenta aquí. No tengo ningún problema en seguir.

Un deseo deportivo y uno personal.

Deportivo, que nuestra plantilla llegue al final de temporada sin lesiones, y si es ganando partidos mejor. Personal, seguir como hasta ahora… y si me toca la lotería o la primitiva… ¡No le voy a hacer un feo!

23 enero 2013

Entrevista a Laura Gil.

Laura Gil Collado (Murcia, 24 de abril de 1992) está llamada a ser una de las deportistas referentes en nuestro país. Sin embargo, lo que pocos saben es que esta jugadora murciana llegó al baloncesto casi por casualidad. Camino de cumplir los 21 años, estudia psicología, bate registros en las categorías inferiores de la selección española femenina de baloncesto, y es uno de los pilares del Beroil Ciudad de Burgos. Responsabilidades que no asustan al dorsal 15 del conjunto burgalés.

En nuestro objetivo de hacer conocer la ciudad de Burgos a las jugadoras, no podía faltar un clásico como el mirador en el Parque del Castillo. Laura admite que no lo conocía, y no duda en sacar su iPhone para hacer una vista panorámica que cuelga en su cuenta de twitter @Lau_gilcollado con el ‘hashtag’ #nuevodescubrimiento. Durante la primera hora de la mañana ha caído nieve, que ha dejado un pequeño manto blanco apreciable desde nuestra posición. El frío y el viento no son impedimento para disfrutar de la impresionante vista de nuestra ciudad.

P: Siete años fuera de casa. ¿Cómo se lleva eso?

R: Emigré muy joven, con tan solo 15 años y al principio fue durillo. Mi primer destino fue el Siglo XXI. Allí lo tienen todo muy bien organizado, sobre todo el tiempo, para que no “pienses” demasiado. El primer año, que puede ser el más complicado, lo llevé bien. Echas de menos tu casa…

Evidente. ¿Qué es lo que más has añorado?

¡Llegar a casa y que esté la comida hecha! –ríe-. Encontrarte con tus padres día a día, si tienes un día malo tenerlos ahí, que estén contigo y sentirlos de cerca. Cuando estás lejos también lo están, pero no es lo mismo.

Tus inicios. ¿Por qué empezó Laura Gil a jugar al baloncesto?

Tenía 11 años, en el equipo del cole necesitaban gente y como era alta me animaron a unirme. No estaba muy convencida de ello, pero una vez que lo probé no he podido dejarlo.

En la temporada 2010/2011 diste un gran salto al firmar por Perfumerías Avenida de Salamanca. Campeonas de la Liga Regular y de la Euroliga. Un gran año deportivo colectivo. Personalmente, ¿Cómo te fue?

No tuve muchos minutos, pero de todo se aprende. Bajo mi punto de vista, se aprende jugando. De todas formas, entrenar con esa gran plantilla que teníamos, grandes jugadoras, vivir la Euroliga… fueron cosas nuevas para mí que me aportaron experiencia. Yo ya sabía a lo que iba, pero el hecho de jugar pocos minutos, me hizo darme cuenta, que lo que se necesita en el baloncesto es tener minutos.

En busca de esos minutos coges un tren con destino a Hondarribia-Irún. La cosa tampoco cambió drásticamente.

La temporada no fue muy allá, más bien regular. Fue un año difícil, esperaba tener más minutos, ser más importante, pero no fue así. No me encontraba bien esa temporada y tampoco hay que darle más vueltas.

Ahora en Burgos. ¿Qué fue lo que hizo que te decantaras por venir aquí?

Me interesé por el proyecto, me gustó mucho. Me contaron cómo iba a ser el equipo, cómo iba a ir el año, cómo trabaja Miguel y opté por venir.

Ciudades del norte. Para ser murciana no pareces tener problemas con el clima frío.

¡En Salamanca y en Burgos hace más frío que en Hondarribia!

¿Conocías Burgos antes de venir?

No, no había estado nunca. Pero me parece muy bonito.

Supongo que sigues teniendo tu tierra, Murcia, muy presente.

Sí, sí. Al tener que irme tan pronto, las cosas allí han cambiado mucho. La ciudad, mis amigos, ¡Han sido siete años! Cada vez que puedo me escapo, sobre todo en verano.

Hablemos de baloncesto. Dicen que los entrenadores son los que mejor pueden definir a una jugadora. Pero, si te tuvieras que definir tú…

(Duda bastante) Creo que este año estoy cambiando un poco. Estoy ganando más confianza, mejorando mi tiro de 3, de media distancia. Soy un ‘4’, me gusta el contacto en el poste bajo, pero también me motiva jugar de cara al aro. Me considero una defensora que puede mejorar, como en todos los aspectos.

Premio AS mejor promesa 2012. Se dice pronto, ¿Cómo lo has vivido personalmente?

Cuando me lo dijeron no me lo creía. Más que tomármelo como algo mío, lo veo más como algo para el baloncesto femenino, y un reconocimiento a las categorías inferiores de la selección española. Cada año un grupo diferente. Estamos ante una época muy buena, en la que cada verano se consiguen medallas. Me siento muy contenta y orgullosa.

De todos los entrenadores con los que has trabajado, ¿Cuál de ellos te ha aportado más?

Ramón Jordana, entrenador del Siglo XXI y este año con Miguel también estoy aprendiendo mucho.

Temporada actual. 5 victorias, 7 derrotas. La plantilla está haciendo un buen trabajo. ¿Cómo valoras el tuyo personal?

Estoy contenta por cómo me siento en pista y con el equipo. Tengo un papel importante dentro del mismo. Echaba de menos sentirme así en un club.

El equipo no estuvo fino la pasada jornada contra CB Conquero. ¿Cuáles fueron las claves de la derrota?

Ellas estuvieron muy enchufadas y nosotras no tanto. Las cosas no nos salían en ataque y contagió a que en defensa tampoco estuviéramos a nuestro nivel habitual. Llegamos a estar incluso a seis puntos, pero al final no pudimos luchar por el triunfo. La carga del viaje, las once horas de autobús, no son excusa pero ahí están. Por suerte tenemos el sábado una buena oportunidad para resarcirnos.

¿Ves opciones de llegar al Play-off?

Sí, yo creo que sí.

Plantilla corta. Pasan las semanas y el esfuerzo se acumula y el cansancio es más patente.

El ritmo de nuestro juego hace que se vaya notando, pero controlando las cargas y cruzando los dedos para que no aparezca ninguna lesión grave, podremos mantenernos.

Lo que no es corto es el apoyo de la afición. Se nota que están con vosotras.

Cuando yo había jugado en El Plantío contra Burgos, notaba el público, pero nada que ver con lo que siento ahora cuando juego en casa. Se nota y se agradece. Hay afición al baloncesto en la ciudad.

El baloncesto no ha esquivado la crisis. ¿Consideras que el nivel en la Liga Femenina ha disminuido?

Yo creo que no. Muchas jugadoras han emigrado y están dejando paso a otro tipo de jugadoras. Ahora mismo la liga está muy igualada. Perfumerías Avenida y Rivas Ecópolis, están arriba, pero hemos demostrado que somos capaces de plantar cara a cualquiera. (Se acuerda de la derrota con las salmantinas por dos puntos).

Por cierto, una curiosidad. ¿Por qué llevas tu segundo apellido en tu camiseta?

Hasta ahora siempre había llevado el primero y me apetecía que también mi madre estuviera “presente”, aunque a la familia de mi padre no le hiciera mucha gracia… (con tono de broma).

¿Estará Laura Gil el próximo año defendiendo la camiseta del Ciudad de Burgos?

Yo estoy muy a gusto aquí en Burgos. Falta terminar la temporada y ya veremos. Prefiero centrarme en lo que estamos ahora, en esta temporada.

El zumo de piña ya es historia. Dos deseos, uno personal y uno deportivo.

Deportivo, llegar a los play-offs y poder plantar cara a quien nos enfrentemos. Personal, seguir como hasta ahora y mejorar un poquito más cada día.

9 enero 2013

Entrevista a Miguel Ángel Ortega.

Miguel Ángel Ortega (L’Hospitalet, 31 de mayo de 1962), es un entrenador al que el balón le ha llevado de un lado a otro a lo largo de todo el país. Baloncesto masculino, femenino, categorías inferiores e incluso Director Técnico en la ACB, el deporte de la canasta va unido a su personalidad. Trabajador, entusiasta, implicado y realista. Puntos cardinales sobre los que Miguel trabaja día a día, y con los que ha conseguido que Beroil Ciudad de Burgos sea un equipo muy respetado en la Liga Femenina de Baloncesto.

Entramos a una cafetería muy cerca de su domicilio actual. Lugar tranquilo, estamos prácticamente solos. Se escuchan de fondo las noticias deportivas de un telediario. Acordamos prestarle atención. Fin de la actualidad del mundo del deporte. Ahora sí, vamos a ello.

P: Muy buenas tardes Miguel. ¿En qué momento decidiste que querías ser entrenador de baloncesto?

R: Yo era jugador junior en L’Hospitalet, y en su día llegó un entrenador que me dijo “árbitro o entrenador, tú eliges”. Yo iba muy justito de calidad para ser jugador de baloncesto. Me fui para casa pensando cuál de las dos opciones me encajaba más, y lo de ser árbitro no lo veía muy factible, así que me dije “habrá que entrenar”.

¿Cómo llegaste a entrenar baloncesto femenino?

Por circunstancias de mi vida personal. Cogí un equipo femenino, el actual Extrugasa, y la experiencia fue buena. Llegamos en un par de temporadas a Liga Femenina 1.

¿Crees que hay mucha diferencia entre el baloncesto masculino y femenino?

Sí la hay, pero la diferencia no es el sexo. La realidad es que los chicos reciben mejor formación física y técnica en sus etapas jóvenes, y es ahí donde se nota esa diferencia.

También has entrenado en categorías inferiores. Con cual te quedas, ¿Con los mayores o los que están en plena proyección?

Depende de la época del año. Yo personalmente necesito la competición, la adrenalina de los partidos, la tensión; me hace sentirme vivo. Eso sí, en los meses que no hay liga, trabajar con gente en formación también me aporta mucho.

Menudo cambio de clima. De Ibiza a Burgos. No te habrás quedado congelado.

¡No, hombre no! –ríe-. ¡El frío rejuvenece y es más sano! En Ibiza hay más opciones de hacer vida en la calle, pero en Burgos tengo todo lo que necesito. Cuando uno es entrenador, todo eso queda en un segundo plano.

¿Conocías Burgos?

¡Sí, pero no tiene nada que ver el anterior Burgos con este! –afirma con rotundidad-. Burgos ha crecido muchísimo. Tiene un encanto especial. Culturalmente es fantástica y además respira baloncesto.

Hablamos de Ibiza. Tras una temporada excepcional, la segunda es difícil de calificar. ¿Qué ocurrió?

Después de la primera temporada yo podía haberme ido a entrenar a otro club, pero decidí renovar y sumarme al proyecto. Lo hice con la idea de mantener el bloque, construir y dar alguna pincelada más para poder seguir creciendo. Sin embargo, la economía del club se vio afectada fuertemente antes de comenzar. No fue culpa del club ni de nadie, simplemente la aportación económica pública desapareció. Nos comunicaron que no se iba a poder hacer frente a las fichas y que cada una era libre de irse.  Empezar una liga así es muy complicado. Tuve una oferta para ir a Rumanía a dirigir un equipo de baloncesto masculino, pero mi situación personal pesó más.

Tuviste ofertas para ir a otros equipos. ¿Por qué decidiste venir a Burgos?

En primer lugar porque estoy más cerca de mi casa, eso es una obviedad. Además, Burgos tiene algo que no hay en otros lugares: tradición de baloncesto, afición y repercusión. Han pasado muy buenas jugadoras por aquí. Es un buen sitio para hacer un buen proyecto. Se vive mucho el baloncesto. Bajas a tomar un café y los aficionados hablan de baloncesto, están enterados de lo que pasa, de los partidos, la liga, la clasificación. En Burgos hay un ‘poso de basket’.

¿Estas contento con la plantilla actual?

Sí en el sentido que el equipo tiene un gran nivel de esfuerzo. Se hizo una plantilla de 8 jugadoras. Nosotros somos un equipo incompleto, eso está claro. Pero no tenemos que perder el norte. Lo más importante este año es mantener la categoría al menor gasto posible, porque si no el futuro del club puede peligrar.

Beroil Ciudad de Burgos termina la primera vuelta con un balance de 4 victorias y 6 derrotas. ¿Qué valoración te merece esta primera mitad de temporada?

A nivel de propuesta de juego estoy contento. Con pocas jugadoras hacer estos planteamientos es complicado y lo estamos consiguiendo. En la clasificación si estuviésemos 6-4 estaría más contento, pero hay que entender que cualquier situación adversa nos deja precarios. Sin ir más lejos, si en Navarra, Berta no hubiese tenido problemas físicos, quizá el desenlace hubiese sido otro.

Miguel, eres de los que cuando acaba el partido lo dejas en el pasado, o eres más de darle vueltas a las jugadas y los momentos clave.

Personalmente, los partidos se me quedan bastante grabados. El primer partido contra Hondarribia jugamos con 7 jugadoras.  Pierdes contra Salamanca en casa de dos puntos, estuvimos ahí, eso es verdad, pero yo cuando lo analizo veo que jugamos 7 contra 11. En el baloncesto las rotaciones son muy importantes. No todos estamos igual todos los días. Un malestar, una fiebre, cualquier contratiempo, nos merma muchísimo.

Tras ver a todos los equipos, ¿Cuál será el número de victorias que marque la permanencia?

Yo creo que seis.

Y para ‘meterse’ en el Play-Off…

Unas ocho o nueve.  Creo que tenemos posibilidades de entrar. El objetivo es repetir la primera vuelta y ganar alguno de esos partidos que se nos han escapado por poco. Hay que tener en cuenta que el ‘basketaverage’ no lo tenemos nada mal. Equipos que van a luchar con nosotros como La Seu, les sacamos una buena renta en la ida. Levantarle 5 puntos a UNB Obenasa tampoco es algo imposible en ‘El Plantío’. La incógnita de nuestro equipo es ver cuánto tiempo pueden aguantar estas chicas con el acelerador pisado hasta el fondo.

La crisis actual también ha salpicado al baloncesto femenino. Bajo tu criterio, ¿el nivel de la Liga Femenina ha bajado?

Yo creo que no. Todo el mundo opina lo contrario. Lo único que ha desaparecido ha sido un club muy importante, Ros Casares, que aglutinaba a muchas de las mejores jugadoras del planeta. Ningún equipo ponía en jaque a esa plantilla. Era como ver a Messi jugando contra un equipo de regional. La verdad es que el nivel no ha bajado tanto como lo podría haber hecho. El problema que hay en la LF es el gran parón de meses al que se ven abocadas las chicas.

Aunque queda toda la segunda vuelta por delante. ¿Podremos ver a Miguel Ángel Ortega entrenando a CB Ciudad de Burgos la próxima temporada?

Mira yo siempre digo lo mismo. Esto es como un matrimonio. Cuando uno va a un club es para toda la vida, pero las circunstancias a veces lo cambian todo. Yo no he venido aquí con la idea “a ver si me sale otra cosa”. Yo lo que quiero es crear aquí un equipo como lo quería hacer en Ibiza. Mantener el grupo, dar una vuelta de tuerca más e ir creciendo poco a poco de una manera sostenible, donde la economía nos pueda llevar. Estamos en una época en la que seguro que no hay nada.

Tercera temporada consecutiva viviendo lejos de casa. ¿Qué tal lo llevas?

Las temporadas en LF son muy cortas, tampoco es tanto tiempo. A veces viene muy bien un poco de distancia para las relaciones personales: pareja, hijos… Y te das cuenta de lo que tienes, y lo valoras mucho más. Yo he sacrificado una parte de mi vida por mi matrimonio cuando no me moví de Galicia por mis hijos y mi familia. Ahora los niños se hacen mayores, la situación es más asentada y mi mujer me animó a salir.

Cojamos la pregunta tal cual. ¿Echas de menos el baloncesto masculino?

Sí, no voy a negarlo. Me gusta. No quiere decir que si me llama un equipo masculino me vaya a ir, no quiero que se me malinterprete. Me encanta ver al FC Barcelona o al Real Madrid. Es otro ritmo.

Coge el calendario y dime, ¿Hasta cuándo te tendremos en los banquillos?

A mí no me penaliza entrenar, a mí me encanta. No creo que pare de entrenar nunca, sinceramente. Cuando sea más mayor estaré de ayudante o echando una mano a quien sea. Lo pienso y me digo: entrenar semanalmente, luego llega el partido, este ritmo de vida, esto es fantástico.

Café terminado. Un deseo personal y uno deportivo.

Personal, que la salud nos respete a todos. En lo deportivo que tengamos un proyecto de estar en 5 temporadas para ser un equipo importante en España y en Europa. Sería lo ideal.

9 noviembre 2011

Entrevista a Lorena Infante.

Lorena Infante. "Sin s", como ella dice. Pacense de nacimiento y corazón ha recorrido gran parte de España (Badajoz, Madrid, Mallorca, Ibiza, Jaén, Barcelona, Pontevedra,...) y parte del extranjero antes de llegar a Burgos. Como si del emperador Julio César se tratase Lorena llegó, vio, jugó y triunfó. Desde su llegada ha conseguido 15 victorias en 17 partidos, con ascenso incluido, y las que todavía quedan por sumar. Su carácter ambicioso sólo le permite pensar en ganar.

No es la primera vez que juegas en la Liga Femenina tras haber ascendido. ¿Es más difícil ascender o mantenerse?
Es muchísimo más difícil ascender. Te lo juegas todo en tres días. En cambio para mantenerte cuenta lo que hagas cada jornada durante toda la temporada.
Hasta la fecha el balance del Jopisa Ciudad de Burgos es de 2 victorias, ante equipos de vuestra liga, y 2 derrotas, contra dos de los grandes. Parece un buen comienzo.
Sí. El equipo apunta buenas maneras y, a parte de llevar dos victorias, las sensaciones están siendo muy buenas. Por ejemplo contra Salamanca estuvimos a punto de dar la campanada.
¿Cuál es el techo del equipo?
El equipo tiene muchísimo margen de mejora e igual me quedo corta valorándolo porque soy una persona tremendamente positiva. Pero sé que vamos a seguir yendo para arriba en nuestro juego.
Aunque sólo han pasado cuatro jornadas, ¿hay algún equipo o jugadora que te esté sorprendiendo?
Mis compañeras. Todas, de la primera a la última. Me gusta mucho el equipo y el trabajo que estamos haciendo todas.
En el plano individual ya has dado muestras de tu importancia en el equipo y no sólo por tus números, que son francamente buenos.
Bueno, eso es realmente lo de menos. Lo importante es que el equipo sume victorias y que aporte para conseguirlo. Yo tengo que ayudar a que el equipo juegue bien, a que mis compañeras sean cada día mejores,… Los números no lo son todo. Hay ocasiones en los que jugadoras con números que no son buenos hacen un trabajo sucio que es muy importante.
Eres la segunda máxima asistente de la Liga hasta el momento y acumulas muy pocas pérdidas. ¿Cómo se consigue tener esa seguridad en el juego?
Es una suma de dos cosas: la confianza del entrenador y de mis compañeras y la experiencia. Es verdad eso que dicen de que la experiencia es un grado aunque es necesaria la confianza del equipo en lo que haces.
Además hay quien dice que en la pista siempre estás sonriendo y animando a tus compañeras incluso si las cosas no van bien. ¿Te consideras una líder?
No sé si líder, pero sí es verdad que trato de ser positiva y que tengo una manera de ser y un carácter que van en este sentido. Cuando entro en la pista me transformo, lo doy todo, no puedo estar callada y tengo que estar animando.
Si repasamos tu trayectoria llama la atención tu paso por las ligas ecuatoriana y chilena en los veranos de 2007 y 2008, respectivamente. ¿Qué nos puedes contar de esas competiciones y cómo fue tu experiencia allí?
Fue una experiencia superpositiva tanto a nivel personal como profesional. Son ligas que no tienen mucho nivel pero sirven para mantenerte en verano y además la gente te trata fenomenal. Sólo hay dos extranjeras y te puedes encontrar pívots de 1,72. Pero me encantaría repetir en los próximos años porque es muy bonito.
Experiencias en el extranjero, más de 100 partidos en la Liga Femenina, 2 ascensos a la máxima competición, internacional en categoría junior,… ¿Con qué te quedas de toda tu carrera deportiva?
Con los dos ascensos porque han sido muy especiales. El primero fue con el equipo de toda mi vida, Badajoz, y el de Burgos también fue muy significativo por cómo se dio. Llegué con la temporada empezada y el equipo tenía presión para ascender y creo que contribuí a conseguirlo. También me quedaría con la participación en la Eurocup con lbiza.
El día que decidas colgar tus zapatillas de colores, que esperemos sea dentro de mucho tiempo, ¿qué te ves haciendo?
Seguramente algo relacionado con el mundo del deporte. Aunque no creo que sea de entrenadora porque tengo poca paciencia y mucha sangre para contener los nervios.
Para acabar me gustaría que resolvieses una duda que tiene mucha gente: ¿Infante o Infantes?
Es ‘Infante’. Todo viene porque por error en el D.N.I. está puesto ‘Infantes’. Pero es Infante, sin ‘s’.
Muchas gracias Lorena y suerte para el resto de la temporada.

© Club Baloncesto Ciudad de Burgos - ciudaddeburgos.net